Creadores de Mentes

17 de noviembre de 2021

Apple busca competir con Meta

Detrás del “Internet de próxima generación”, como lo definió Mark Zuckerberg en la presentación de Meta y sus mundos virtuales el pasado jueves, no está sólo la antigua Facebook sino todos los gigantes tecnológicos que trabajan en distintos dispositivos que permitirán interactuar con él. Tanto Google (Google Glasses) como Microsoft (Hololens) y Facebook (Oculus) comercializan gafas de realidad virtual (RV) y realidad aumentada (RA) desde hace años, pero a la nueva generación de productos anunciada por Meta y que empezará a llegar al mercado el próximo año hay que sumar las ya cada vez menos secretas Apple Glasses.

El periodista Mark Gurman revelaba ayer en Bloomberg que las gafas de Apple se lanzarán tan pronto como en 2022. También que será un dispositivo “caro” y contará con procesadores, pantallas y sensores avanzados, además de funcionalidades relacionadas con el avatar de cada usuario. Es decir, su representación 3D en el mundo virtual a la que tanta atención dedicó Zuckerberg en su presentación de Meta.

Las gafas de Apple son un producto rumoreado desde hace años y del que ocasionalmente se publican algunos datos y rumores al respecto. Por lo que se conoce hasta ahora, el dispositivo de Apple será del tipo realidad mixta. Es decir, tendrá capacidades RA (realidad aumentada, integración de elementos virtuales en el entorno que nos rodea) y VR (realidad virtual, todo lo que ve el usuario es virtual), para proporcionar “una experiencia de realidad mixta con juegos de realidad virtual de alta calidad”, según Gurman.

Otros detalles eran publicados por The Information a comienzos del pasado año citando fuentes con conocimiento directo del proyecto. Según este medio, las Apple Glasses contarán con pantallas de resolución 8K y un precio alrededor de los 3.000 dólares, unos 2.600 euros.

Conceptualización realizada por The Information del diseño de las Apple Glasses.
Conceptualización realizada por The Information del diseño de las Apple Glasses. FOTO: ARCHIVO ARCHIVO
Caro, como también afirma Bloomberg, pero algo que no sorprende demasiado tratándose de Apple y viendo la tecnología que llevaría: dos pantallas a 8K con una elevadísima densidad de 3.000 puntos por pulgada (dpi), una docena de cámaras para rastrear los movimientos de la mano y también capturar el mundo real alrededor del usuario para mostrarlo en las pantallas en conjunción con los elementos virtuales, además de tecnología para rastrear el movimiento de los ojos. De esta forma el dispositivo sería capaz de gestionar gráficos a menor resolución donde no se está dirigiendo la mirada y emplear así menos recursos computacionales.

Este no serían las únicas gafas en las que trabaja Apple, sino que acompañarán a otras más ligeras y diseñadas sólo para realidad aumentada. Es decir, enfocadas a la superposición de objetos virtuales en la visión que tiene el usuario del mundo que le rodea y en la práctica menos aparatosas de lo que suelen ser las de RV. Un planteamiento muy similar al de Meta, quien también anunció dos tipos de gafas la pasada semana: los proyectos Cambria y Nazare.

Con información de La Razón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?